miércoles, 11 de enero de 2017

¡Dios salve a la reina de corazones! Ana Patricia Moya


Se pavonea, extravagante
con su pelo de estropajo
y su lengua de víbora
por antros de carne muerta.

¡Dios Salve a la Reina de Corazones!

El amor es
cosquillitas en el clítoris,
promete puras emociones
y asola sonrisas.

¡Dios Salve a la Reina del coño insatisfecho!

Desdichadas Alicias que se topan
en su camino de baldosas azules,
la muy puta escupe delirios
y los pobres acaban con el alma
partida en dos.

¡Dios Salve a ese asqueroso trozo con patas!

En mi travesía surrealista,
tuve la desgracia de soportar su sentencia:
me cortó la cabeza.

Pero la recuperé
-no preguntéis cómo-,
                                    y aquí estoy,
entre las paredes de este jodido manicomio
que llaman vida,
con una corona del Burguer King
y un cetro de plástico barato.

                                               Yo soy reina de mi destino.


Ana Patricia Moya. Píldoras de papel. Huerga y Fierro Editores, 2016.







  







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada