lunes, 28 de noviembre de 2016

QUÉ RUIDO TAN TRISTE. Luis Cernuda


Qué ruido tan triste el que hacen dos cuerpos cuando se aman.
Parece como el viento que se mece en otoño
sobre adolescentes mutilados,
Mientras las manos llueven;
Manos ligeras, manos egoístas, manos obscenas,
Cataratas de manos que fueron un día
Flores en el jardín de un diminuto bolsillo.

Las flores son arena y los niños son hojas,
Y su leve ruido es amable al oído
Cuando ríen, cuando aman, cuando besan,
Cuando besan el fondo
De un hombre joven y cansado
Porque antaño soñó mucho día y noche.

Mas los niños no saben,
Ni tampoco las manos llueven como dicen;
Así el hombre, cansado de estar solo con sus sueños,
Invoca los bolsillos que abandonan arena,
Arena de las flores,
Para que un día decoren su semblante de muerto.


Luis Cernuda. Los placeres prohibidos, 1931.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Más frágil. Ana Patricia Moya


Que la inocencia de un niño,
que la cadera de una anciana
o que un cachorro abandonado
es mi corazón
de cemento y alambre.

No lo roces
con la punta de los dedos:
no me obligues a desgarrar el tuyo
con estas uñas
llenas
de polvo


y rabia.


Ana Patricia Moya. Píldoras de papel. HUERGA Y FIERRO EDITORES, 2016.




domingo, 13 de noviembre de 2016

Píldoras de papel. Ana Patricia Moya




Píldoras de papel
Ana Patricia Moya

PÍLDORAS DE PAPEL nos ofrece pequeños trazos o escenas o captura inmediata de la realidad que nos inunda, pero no de aquella que alguien o algunos decidieron vender, camuflar, disimular o esconder a modo de cortina de humo: es éste el testimonio de una verdad absoluta y el consiguiente dolor y pureza que conlleva.





martes, 1 de noviembre de 2016

Árboles. Almudena Vega


mi estómago: el agujero de los troncos

el sudor limpio
el temblor de la luna en la horca
el vapor de los hocicos

las gargantas meditaban en los árboles,
un amuleto de sangre: la hora del caníbal

nunca estuve o nunca fui
fuera de la hoja hace frío

nunca


Almudena Vega. Inmune. Ediciones en Huida, 2015.




sábado, 29 de octubre de 2016

ESTOS DÍAS EN LOS QUE ES FÁCIL SER FELIZ PERO AVANZO DIRECTO AL MATADERO. Gerardo Grande


ESTOS DÍAS EN LOS QUE ES FÁCIL SER FELIZ PERO AVANZO DI-
RECTO AL MATADERO  Escribo hasta que llega el amanecer
despierto por la tarde  destapo una cerveza  fumo  me
enamoro  y espero a que toque el timbre cualquier amigo
para ir a robar libros a una librería de nuevo  Ayer los po-
licías casi nos atrapan  corrimos bajo las últimas luces de
la tarde  sobre una calle empedrada y estrecha  Mientras
sacaba el libro de mi chaqueta miré a mi amigo  su cabello
rebotando sobre la frente  nuestras risas y las luces alum-
brando su rostro que resume estos días de perros de lote
baldío  contentos  festejando cualquier sobra  cualquier
pedazo de algodón entre los vidrios y las jeringas de esta
juventud kamikaze  En su expresión estaba el poema que
sé que nunca voy a poder escribir  porque a veces las cosas
más hermosas se quedan girando en el sistema planetario
que me habita  y así forman otro astro  otra civilización
avanzando dentro de mí  intocable  que me hace sonreír
La juventud es la etapa más peligrosa  uno se entrega a la
vida o a la muerte y no hay medios caminos  de un lado
brilla un carrusel  lento aburrido seguro  y del otro abre
sus fauces un sol negro  que primero derrite todo y luego
lo traga para crecer  Yo elijo esto último  Luego pasamos
por una tienda  nunca hay dinero pero sí agilidad  mien-
tras uno llama la atención el otro guarda bajo su chaqueta
un par de cervezas  Nos vamos por cualquier calle  un
trago  un poema dos poemas leídos  otro trago  Es fácil
ser feliz  aunque está todo perdido  Uno escribe sin
esperar nada a cambio porque está todo perdido  Porque
siempre queda la posibilidad de rescatar algo desconocido
e inesperado  un punto brillante para ser devorado
bajo la noche sin estrellas  exactamente como perros
de lotes baldío


Gerardo Grande. La edad atómica. La Bella Varsovia, 2014.

      

jueves, 13 de octubre de 2016

SI TE ECHAN MANO AL CUELLO ENCONTRARÁN LA SOGA. David González




SI TE ECHAN MANO AL CUELLO ENCONTRARÁN LA SOGA

David González


Editorial Letour1987, 2016.






EL TIEMPO ESTÁ PRÓXIMO. Noel Pérez Brey




El tiempo está próximo
Noel Pérez Brey

Prólogo de Juan Cruz López
Con fotografías de Ángel Muñoz y Alfonso Vila

“Efectivamente, nos encontramos ante un libro en el que el escritor se asoma a los lugares más oscuros de nuestra experiencia cotidiana, husmeando en todo aquello que ocultamos y no hacemos visible en nuestras redes sociales, acercándonos al mundo real, con su correlato de violencias silenciadas, mentiras y renuncias permanentes. Reflejo visceral de la sinrazón moral de la sociedad occidental, que parece haber dado la espalda definitivamente a cualquier alternativa que detenga la deshumanización galopante, los cuentos de Pérez Brey denuncian, aun sin pretenderlo, el estado comatoso de nuestra experiencia vital bajo el estado del malestar producto de la enésima reformulación del capitalismo”.

(Fragmento del prólogo).


disponible en:






domingo, 11 de septiembre de 2016

"Habiendo madrugado, Adán suspiraba, nostálgico"... Michel Houellebecq


"Habiendo madrugado, Adán suspiraba, nostálgico."

A primera vista, ese trozo de periódico evoca a todas luces el pa-
raíso perdido, el Edén; capataz en una fábrica de betún, Adán sin
duda podía notar la maldición bíblica con particular agudeza.

¡Ah, sí, vivir desnudos, sin zapatos y sin betún!
Hacia las siete de la mañana Adán estaba rabiando.
O vivir con unos tacones de charol:
Casino, tranquilidad y bikinis.

¿Se puede sentir nostalgia de lo que nunca se ha conocido? Sin
duda, a condición de contar con un televisor. Los anuncios de
agua Volvic a Adán le desgarraban el corazón. Esos volcanes ex-
tintos, esos bosques, esos manantiales... Todo aquello era tan
diferente de la jubilación que probablemente le esperaba, en un
asilo de ancianos de Garges-lès-Gonesse, expuesto a la maldad
gratuita de los delincuentes juveniles.

Adán miraba a su teckel
Como María al ángel Gabriel.

Un Adán sin Eva no es gran cosa,
Suspiraba Adán delante de la programación erótica de TF1.
Habría debido casarse, tener críos o algo;
Por muy buenos que sean los perros, un perro sólo es un perro.


Michel Houellebecq. Configuración de la última orilla. EDITORIAL ANAGRAMA, 2016.



jueves, 4 de agosto de 2016

4


4
  XXIII
Mujeres que aparecen ahorcadas al amanecer
¿dejó algún rastro el hombre de las muñecas?
Cuando este poema ha terminado
hay huellas de sangre en mis manos
Leopoldo María Panero

XXIV
VARIANTE
Mujeres que aparecen ahorcadas al amanecer
¿dejó algún rastro el hombre de las muñecas?
Cuando la mano termina de escribir
hay huellas de sangre en el poema
Leopoldo María Panero




Estrujo la página que lleva el poema en el que concurren el hombre de las muñecas y las mujeres ahorcadas
Sacando esa atmósfera de tripis
Circular
De mal viaje
Excomulgada
Opaca
A causa del humo que exhala la cremación de la tripa de la poesía como una celebración de la juventud
Suelto la página
Está arrugada
Miro otra vez y las arrugas en la página ponen los versos en lugar más alto que el que tenían como una implantación de la juventud
“Juventud divino tesoro” dicen las viejas
Realzando “juventud” en las arrugas de sus labios
Como en una encarnación los versos eran una cosa tendida puesta derecha (como una celebración de la juventud)
Miro
Una vez más
Y hay una costra en la superficie del poema desproporcionadamente flexible
La que queda
Después de la f(r)icción
La que las viejas de encías lívidas
Chupan
Poniéndola blanda
Como una exclusión de la juventud.

Inacabado
poème abandonné

Paul Valéry


Del poemario inédito "Leopoldo María Panero".

martes, 19 de julio de 2016

Cae la tarde... Michel Houellebecq



Cae la tarde, portadora de paz y de amargura;

La sangre late en las venas al ritmo aletargado
Del fin de la jornada; los cuerpos están embrutecidos,
Mañana por la mañana el cielo se cubrirá de bruma.


Un aire calmo y cobrizo circula entre los cuerpos
Que se embadurnan de aceite y sonríen a la muerte,
Programados en sus genes y en sus costumbres;
Una cometa vacila, ebria de soledad.

Se paraliza la tarde, la cometa cae;
El niño está ante ella, contemplando la tumba
Entre las varillas rotas, los restos de la vela,
En la perfecta indiferencia de la naturaleza.

El niño mira fijamente al suelo y su alma se depura;
Haría falta un gran viento que dispersase la arena,
El redundante océano, el aceite y la carne miserables;
Haría falta un viento fuerte, un viento inexorable.


Michel Houellebecq. Configuración de la última orilla. EDITORIAL ANAGRAMA, 2016.

lunes, 11 de julio de 2016

Conociendo... Michel Houellebecq


Conociendo de la vida lo que siempre decae,
Cuando todos los caminos llevan a habitaciones cerradas
(Yo desconocía en mí
Esta horrorosa obstinación por existir
Fuera incluso de toda alegría,
De todo placer, de todo bienestar,
Esa estúpida y sorda fuerza
Que te empuja a seguir
Aunque cada instante refuerce
La certeza de disminuir).


Michel Houellebecq. Configuración de la última orilla. Editorial Anagrama, 2016.

martes, 14 de junio de 2016

Que adónde te llevo...


Que adónde te llevo
A mi humilde mansión
Pero pequeña
Por qué tiemblas
No tengas miedo
Las otras
Ya han destapado su blanda carne
Y se han convertido en rosas
Enterradas en la parcela de detrás
No llores
Lo harás muy bien
Te lavaré el pelo con silk´n glow
Te pintaré los labios del color del verano
Yo haré oes con el humo del cigarrillo
Tú harás aes con los cartílagos de la garganta
Sabes
De pequeño coleccionaba muñecas de porcelana
Un día mi madre las tiró todas
Ya eres mayor me dijo
Lloré por ellas ante el cubo de la basura
Hasta que se hizo de noche
Y ya no podía distinguirlas
De los restos del cordero
Ponte así ahora
Muy bien
Ponte esas botas mosqueteras
Alargan las piernas
Alargan las ganas
Y dime
Esas aes que modulas con la garganta
Son de dolor
O de placer.


VINALIA TRIPPERS 14 (VVAA). POEMASH ESPECIAL SANTA SANGRE. PRODUCCIONES VINALIA TRIPPERS, 2016.

   

jueves, 19 de mayo de 2016

DESDE... Miriam Reyes


DESDE la orilla parece que sólo me lames
y que soy una alfombra de conchas vacías.
Pero donde no se hace pie
y los muertos flotan
soy la tierra en la que penetras y te filtras.


Miriam Reyes. HAZ LO QUE TE DIGO. Bartleby Editores, 2015.




martes, 19 de abril de 2016

EL MIEDO COMO ÚNICA COMPAÑÍA. Malcolm Lowry


Cómo empezó todo esto y por qué estoy aquí
en el rincón de este bar con su agrietada pintura marrón
-mezcal, coñac, cerveza-,
dos sucias escupideras y el miedo como única compañía:
miedo de la luz, de la primavera, de la enfermedad,
de los pájaros y de los autobuses con lejanos destinos,
de los estudiantes que van a las carreras
y de las muchachas saltando con el viento en sus caras.
Solo, sin más compañía que el miedo,
miedo de la fuente y sus flores:
todas las flores que el sol ilumina
son mis enemigas, todas
en estas horas muertas. ¿En estas horas muertas?


Malcolm Lowry. EL TRUENO MÁS ALLÁ DEL POPOCATÉPETL Poemas escogidos. Tusquets Editores, 2009.






sábado, 9 de abril de 2016

REPÓKER DE REINAS (CINCO MUJERES, CINCO POETAS)



REPÓKER DE REINAS
(CINCO MUJERES, CINCO POETAS)

Ana Patricia Moya, Layla Martínez, Ada Menéndez, Ana Vega y Lucía De Fraga

Ilustraciones: "Noire" (Silvia López Cano)
Prólogo: José Pastor González

Editorial Groenlandia, 2016



Disponible en:



domingo, 3 de abril de 2016

VINALIA TRIPPERS, 14. HELTER SKELTER. Colaboradores





Narrativa


Pepe Pereza, Joaquín Piqueras, Carlos Salcedo Odklas, Julio César Álvarez, Mario Crespo, Juanjo Ramírez Mascaró, José Ángel Barrueco, Iván Rojo, Miguel Baquero, Alexander Drake, Patxi Irurzun, Rubén Darío Fernández, Maica Bermejo Miranda, Gabriel Oca Fidalgo, Esteban Gutiérrez Gómez, José G.Cordonié, Octavio Gómez Milián, José Manuel Vara, Javier Esteban, Josu Arteaga, Felipe Zapico Alonso, José Naveiras, Cisco Bellabestia, Choche, David Vázquez, Déborah Vukusic, Pablo Cerezal, Xen Rabanal, Vicente Muñoz Álvarez, Diego López, Jesús Palacios, Javier Castellanos


Poesía


David Benedicte, Silvia D Chica, Marcos Matacana Martín, Ballerina Vargas Tinajero, Ricardo Moreno Mira, Gsús Bonilla, Julia Roig, Georgie García, José Malvís, Eva García Fornet, Iñaki Estévez Muñiz, Jorge M Molinero, Javier Vayá Albert, Felipe J. Piñeiro, Chapu Valdegrama, Roxana Popelka, Carlos de la Cruz, Ana Curra


Ilustración


Toño Benavides (portada), Miguel Ángel Martín, Salva Rubio, Nuria Palencia, Gonzalo Guitérrez (ARG), Cisco Bellabestia, Pablo Gallo, Andrés Casciani, Diego Blanco, J.Kalvellido, Luis F.Sanz, Mik Baro, Pablo Jeje, Riot Uber Alles, Pedro Espinosa, Kike Morten, Fernando Centrángolo, Santos Perandones, Rodrigo Córdoba



Próximamente...

Blog de Vinalia Trippers


domingo, 27 de marzo de 2016

O TODAVÍA. Escandar Algeet


Matamos a dios y estuvo bien, porque no existía.
No hubo tanto que discutir, solamente nos quedamos huérfanos
de clavos ardiendo
y sin tener a lo que aferrarnos nos dejamos caer
creyendo que nosotros mismos
sabríamos salir por nuestra propia cuenta
del precipicio.

Nos dejamos caer confiando demasiado quizá
en nuestras alas.

Y está claro que algo no salió bien.

Inventamos el mercado
la economía
la democracia
y las listas del paro.

No contentos con tanto
inventamos la comunicación
los simulacros
y la pornografía.

Hasta los secretos
nos inventamos.
Y las mentiras.
Sobre todo las mentiras.

Echa un vistazo al patio si no me crees.
Es una cuestión de fe no hacerlo.
Y matamos a dios, ¿recuerdas? Y estuvo bien.
De acuerdo.

Pero hemos convertido el destino en una resignación,
la miseria en rutina
y hemos reducido el fuego al calor de su potencia
hasta meterlo en una caja de cerillas
y ponerle una señal de aviso.
De advertencia.
Aquí nadie se acuerda de los sueños
y mejor,
porque tienen que dar un miedo de la hostia.

Hay una capa de odio que nos hemos puesto como lentillas en los ojos.
Un disfraz caducado tan podrido que apesta como nuestras desilusiones.
Hemos cifrado la necesidad en números,
el valor en porcentajes,
y hemos puesto en oferta la falta de interés.

Nos hemos estadistiqueado hasta la médula.

Y para qué negarlo. Estamos perdidos.
No tenemos ni puta idea de hacia dónde vamos.
Nos rascamos la cabeza desorientados y encogiéndonos de hombros.

Tenemos muchos cómos
y ningún por qué.
Nuestro único objetivo se reduce al final
a conseguir la pasta
con la que comprar una felicidad que ya de por sí es un sucedáneo.

Porque eso hicimos con todo.
Le pusimos un precio
y dejamos que engordara como los cerdos antes de San Martín.

La publicidad puso los escaparates.
Los gobiernos traficaron con los impuestos.
La prensa hizo su trabajo.
¿Y nosotros? ¿Que dónde estábamos nosotros?
Comprando.
Dónde íbamos a estar si no.

Sin una filosofía a la que aferrarnos,
sin nada
sin absolutamente nada
por lo que poder jugarnos la vida.

Nuestra única vida,
nuestra desdichada pretenciosa y sobre todo irrepetible vida
ahora que no nos queda ni dios
y hasta los viejos se mueren en silencio.

No tenemos por lo que luchar.
Nos da igual la mierda mientras no nos salpique.
Así que hacemos grandes letrinas en donde cagarnos
y las llamamos países,
no sea que se piensen que pensamos.

Reconozcámoslo: no tenemos ninguna respuesta.
Todavía.
Matamos a dios y estuvo bien, porque no existía,
pero nos quedamos sin clavos ardiendo
a los que aferrarnos
y así estamos: cayendo.

Y sin ninguna fe ya en los milagros.

O todavía.


Escandar Algeet. ojalá joder. Ya lo dijo Casimiro Parker, 2015.




    

domingo, 20 de marzo de 2016


De lo negro sale el poema
de los pozos del alma inconfesables


Leopoldo María Panero