martes, 14 de junio de 2016

Que adónde te llevo...


Que adónde te llevo
A mi humilde mansión
Pero pequeña
Por qué tiemblas
No tengas miedo
Las otras
Ya han destapado su blanda carne
Y se han convertido en rosas
Enterradas en la parcela de detrás
No llores
Lo harás muy bien
Te lavaré el pelo con silk´n glow
Te pintaré los labios del color del verano
Yo haré oes con el humo del cigarrillo
Tú harás aes con los cartílagos de la garganta
Sabes
De pequeño coleccionaba muñecas de porcelana
Un día mi madre las tiró todas
Ya eres mayor me dijo
Lloré por ellas ante el cubo de la basura
Hasta que se hizo de noche
Y ya no podía distinguirlas
De los restos del cordero
Ponte así ahora
Muy bien
Ponte esas botas mosqueteras
Alargan las piernas
Alargan las ganas
Y dime
Esas aes que modulas con la garganta
Son de dolor
O de placer.


VINALIA TRIPPERS 14 (VVAA). POEMASH ESPECIAL SANTA SANGRE. PRODUCCIONES VINALIA TRIPPERS, 2016.

   

jueves, 19 de mayo de 2016

DESDE... Miriam Reyes


DESDE la orilla parece que sólo me lames
y que soy una alfombra de conchas vacías.
Pero donde no se hace pie
y los muertos flotan
soy la tierra en la que penetras y te filtras.


Miriam Reyes. HAZ LO QUE TE DIGO. Bartleby Editores, 2015.




martes, 19 de abril de 2016

EL MIEDO COMO ÚNICA COMPAÑÍA. Malcolm Lowry


Cómo empezó todo esto y por qué estoy aquí
en el rincón de este bar con su agrietada pintura marrón
-mezcal, coñac, cerveza-,
dos sucias escupideras y el miedo como única compañía:
miedo de la luz, de la primavera, de la enfermedad,
de los pájaros y de los autobuses con lejanos destinos,
de los estudiantes que van a las carreras
y de las muchachas saltando con el viento en sus caras.
Solo, sin más compañía que el miedo,
miedo de la fuente y sus flores:
todas las flores que el sol ilumina
son mis enemigas, todas
en estas horas muertas. ¿En estas horas muertas?


Malcolm Lowry. EL TRUENO MÁS ALLÁ DEL POPOCATÉPETL Poemas escogidos. Tusquets Editores, 2009.






sábado, 9 de abril de 2016

REPÓKER DE REINAS (CINCO MUJERES, CINCO POETAS)



REPÓKER DE REINAS
(CINCO MUJERES, CINCO POETAS)

Ana Patricia Moya, Layla Martínez, Ada Menéndez, Ana Vega y Lucía De Fraga

Ilustraciones: "Noire" (Silvia López Cano)
Prólogo: José Pastor González

Editorial Groenlandia, 2016



Disponible en:



domingo, 3 de abril de 2016

VINALIA TRIPPERS, 14. HELTER SKELTER. Colaboradores





Narrativa


Pepe Pereza, Joaquín Piqueras, Carlos Salcedo Odklas, Julio César Álvarez, Mario Crespo, Juanjo Ramírez Mascaró, José Ángel Barrueco, Iván Rojo, Miguel Baquero, Alexander Drake, Patxi Irurzun, Rubén Darío Fernández, Maica Bermejo Miranda, Gabriel Oca Fidalgo, Esteban Gutiérrez Gómez, José G.Cordonié, Octavio Gómez Milián, José Manuel Vara, Javier Esteban, Josu Arteaga, Felipe Zapico Alonso, José Naveiras, Cisco Bellabestia, Choche, David Vázquez, Déborah Vukusic, Pablo Cerezal, Xen Rabanal, Vicente Muñoz Álvarez, Diego López, Jesús Palacios, Javier Castellanos


Poesía


David Benedicte, Silvia D Chica, Marcos Matacana Martín, Ballerina Vargas Tinajero, Ricardo Moreno Mira, Gsús Bonilla, Julia Roig, Georgie García, José Malvís, Eva García Fornet, Iñaki Estévez Muñiz, Jorge M Molinero, Javier Vayá Albert, Felipe J. Piñeiro, Chapu Valdegrama, Roxana Popelka, Carlos de la Cruz, Ana Curra


Ilustración


Toño Benavides (portada), Miguel Ángel Martín, Salva Rubio, Nuria Palencia, Gonzalo Guitérrez (ARG), Cisco Bellabestia, Pablo Gallo, Andrés Casciani, Diego Blanco, J.Kalvellido, Luis F.Sanz, Mik Baro, Pablo Jeje, Riot Uber Alles, Pedro Espinosa, Kike Morten, Fernando Centrángolo, Santos Perandones, Rodrigo Córdoba



Próximamente...

Blog de Vinalia Trippers


domingo, 27 de marzo de 2016

O TODAVÍA. Escandar Algeet


Matamos a dios y estuvo bien, porque no existía.
No hubo tanto que discutir, solamente nos quedamos huérfanos
de clavos ardiendo
y sin tener a lo que aferrarnos nos dejamos caer
creyendo que nosotros mismos
sabríamos salir por nuestra propia cuenta
del precipicio.

Nos dejamos caer confiando demasiado quizá
en nuestras alas.

Y está claro que algo no salió bien.

Inventamos el mercado
la economía
la democracia
y las listas del paro.

No contentos con tanto
inventamos la comunicación
los simulacros
y la pornografía.

Hasta los secretos
nos inventamos.
Y las mentiras.
Sobre todo las mentiras.

Echa un vistazo al patio si no me crees.
Es una cuestión de fe no hacerlo.
Y matamos a dios, ¿recuerdas? Y estuvo bien.
De acuerdo.

Pero hemos convertido el destino en una resignación,
la miseria en rutina
y hemos reducido el fuego al calor de su potencia
hasta meterlo en una caja de cerillas
y ponerle una señal de aviso.
De advertencia.
Aquí nadie se acuerda de los sueños
y mejor,
porque tienen que dar un miedo de la hostia.

Hay una capa de odio que nos hemos puesto como lentillas en los ojos.
Un disfraz caducado tan podrido que apesta como nuestras desilusiones.
Hemos cifrado la necesidad en números,
el valor en porcentajes,
y hemos puesto en oferta la falta de interés.

Nos hemos estadistiqueado hasta la médula.

Y para qué negarlo. Estamos perdidos.
No tenemos ni puta idea de hacia dónde vamos.
Nos rascamos la cabeza desorientados y encogiéndonos de hombros.

Tenemos muchos cómos
y ningún por qué.
Nuestro único objetivo se reduce al final
a conseguir la pasta
con la que comprar una felicidad que ya de por sí es un sucedáneo.

Porque eso hicimos con todo.
Le pusimos un precio
y dejamos que engordara como los cerdos antes de San Martín.

La publicidad puso los escaparates.
Los gobiernos traficaron con los impuestos.
La prensa hizo su trabajo.
¿Y nosotros? ¿Que dónde estábamos nosotros?
Comprando.
Dónde íbamos a estar si no.

Sin una filosofía a la que aferrarnos,
sin nada
sin absolutamente nada
por lo que poder jugarnos la vida.

Nuestra única vida,
nuestra desdichada pretenciosa y sobre todo irrepetible vida
ahora que no nos queda ni dios
y hasta los viejos se mueren en silencio.

No tenemos por lo que luchar.
Nos da igual la mierda mientras no nos salpique.
Así que hacemos grandes letrinas en donde cagarnos
y las llamamos países,
no sea que se piensen que pensamos.

Reconozcámoslo: no tenemos ninguna respuesta.
Todavía.
Matamos a dios y estuvo bien, porque no existía,
pero nos quedamos sin clavos ardiendo
a los que aferrarnos
y así estamos: cayendo.

Y sin ninguna fe ya en los milagros.

O todavía.


Escandar Algeet. ojalá joder. Ya lo dijo Casimiro Parker, 2015.




    

domingo, 20 de marzo de 2016


De lo negro sale el poema
de los pozos del alma inconfesables


Leopoldo María Panero

martes, 8 de marzo de 2016

NOBODY WILL REMEMBER OUR NAMES


She took my hand
I´d have liked that she could have found warmth in it instead of these coins
With the face of a king printed on them
A king with pockets filled with coins with his face
Didn´t you know?
Those coins have the weight of a world

She took my hand and I shivered
I shivered

I´d like to be a Superhero
Wear one of those fantastic outfits
And
Fly away
Fly away
Fly away
Nobody will remember our names

She kissed my hand
The one that punched the face of my best friend
The hand I pressed the trigger with
And I shivered

I´d like to be a plane
Have beautiful stewardesses there inside
And
Fly away
Fly away
Fly away
From this shivering
From myself


Del poemario inédito "WAITING FOR THE BAND (20 LYRICS WITHOUT MUSIC)".

jueves, 25 de febrero de 2016

Gráciles gotas de agua...


Gráciles gotas de agua
Talaron los tallos de poemas
Escritos en papel
Las guitarras comienzan a ronronear
Y las plumas de los sauces
Hacen risas con cigarros encendidos
Migas de lluvia beben los mirlos mancos
Migas de lluvia corren la tinta del lacrimal
De mis manos.


sábado, 20 de febrero de 2016

Colores amarillos en las maletas de tus manos...


Colores amarillos en las maletas de tus manos
Veo sólo colores amarillos
Dormida eres callada
Gesto de maniquí
Apilados grumos de macedonia
Simple abecedario de contraDYCciones
Simulacro de suicidio
Yo con una copa de vino por pastos verdes
¡Sed de cera!
Velas frías
Cuando me miras París es un domingo en papel
Las iguanas ignoran el precio del café
Nubes
Colores amarillos en las maletas de tus manos
Veo sólo nubes
Cuando te miro París es un lunes en cartón.



jueves, 11 de febrero de 2016

RECUERDOS DE AMÉRICA ESCRITOS EN ALEMANIA (3)


3
`To the carnival´ is what she said
Tom Waits

Capitaneados por un chupito exprés vagamos por Tribeca y allí también disparamos millones de fotos y allí también nos venían a la cabeza millones de escenas de millones de películas y yo llevaba toda la mañana con el estribillo de una canción de Tom Waits metido en la cabeza y por un instante me estresé un pelín porque sentía no estar viéndolo en vivo sino a través de una pantalla de televisión y cuando se me pasó lo disfruté de verdad porque parecía la música de un travelling largo en un rodaje y todo lo que ocurría a nuestro alrededor parecía estar planificado
Hey little bird fly away home
Your house is on fire your children are alone”.


Del poemario inédito "Diario de un poeta reciencasado (2014)".


domingo, 31 de enero de 2016

NO LO ENTIENDO. Escandar Algeet


Miro al frutero repartiendo sus 6:30 de la mañana
en los buenos días del mercado de Tribu
o los ingenieros que bostezan en el metro
mirando las caras de las azafatas
sin sonrisa
todavía a esas horas,
y miro a los mozos de mudanza que aparcan en doble fila
y se toman el café corriendo
y mirando la hora,
a los risueños oficinistas
que decoran su fondo de pantalla
como si fuera la habitación de toda una vida
y a los camareros de la noche
que regresan a casa
molidos como el café después de la guerra.

Los miro.
A todos.
Y no me entiendo.
Ellos han construido todo
y sin embargo
todo esto se está derrumbando sin contar con ellos
y con ellos
mirando hacia otro lado.

En qué punto, qué momento,
qué tiempo quizamente impreciso
la balanza dijo hasta aquí hemos llegado
y los otros
que habían empeñado su presente por un futuro
y que habían creado escuelas
matado miedos
y liberado libertades
en qué punto de qué momento
de qué tiempo mortalmente preciso
dijeron ese maldito y lleno de polvo
hasta aquí hemos llegado
resignándose a las cómodas pautas
del olvido y su merchandising.

Los miro.
A todos ellos.
Y a mí mismo en su reflejo.
Y me pregunto: ¿de verdad estamos luchando
por algo
que no sea la supervivencia?

entonces... ¿por qué estamos
tan cansados?

me pregunto

mientras miro hacia los otros.
Lados.


Escandar Algeet. OJALÁ JODER. Ya lo dijo Casimiro Parker, 2015.





lunes, 25 de enero de 2016

Alimento de teta parda


Estoy en la cima
Estoy de pescado
Estoy siendo abuelo
Estoy amaestrado
La puerta de tu portal me cabe en el bolsillo
Tu errante cadáver de Hola siembra pan en mi cabello resuelto
Mientras mi mano izquierda trata de hacer XL.

Inacabado

martes, 12 de enero de 2016

DIOS QUÉ COME. Luna Miguel


Ser animal y parir a la camada abandonando a
los más débiles en el suelo.

*

Si dios se comía a sus crías no era tan dios como
pensábamos:
era una bestia,
era un marrano.

*

Era tan cruel como cuanto dejó de ellos.


Luna Miguel. Los estómagos. La Bella Varsovia, 2015.





jueves, 7 de enero de 2016

PALMERAS. Luna Miguel


Por el camino una granja de palmeras
y en ellas se cría la luz
cómo se llama el matadero de las flores
me las he puesto todas en los labios
y no quiero más
están rojos porque simplemente son labios
la música lo eléctrico es lo que menos duele
por el camino una granja de palmeras
me casaría rodeada de ellas
fábricas
el humo el mar
aquí firmo el temor de cuando estoy fuera
el humo el mar
nadie sabe a qué se parece un espejo
ni siquiera los gatos que buscan
con sus pupilas la noche he visto la luz
he visto mucha más luz
por sus arterias flexibles y en las palmeras
aplastemos las palmeras con nuestras botas
de verano
los gatos tienen un dios en los ojos
su luz es el color de mi estómago.


Luna Miguel. Los estómagos. La Bella Varsovia, 2015.



miércoles, 16 de diciembre de 2015

POEMA SOBRE MIRAR EL CIELO DE NOCHE Y PENSAR COSAS. Berta García Faet


POEMA SOBRE MIRAR EL CIELO DE NOCHE
Y PENSAR COSAS

I.

un hijo es una prórroga
un novio guapo es una prórroga / abarquillada

lo más cursi del siglo es decir
sois un regalo / tenemos poco tiempo pero gracias

lo más cursi del siglo es decir
sois una prórroga / me han dado estas migas para que haga algo

y lo que he hecho ha sido, / cuando no he estado / loca,

perpetrar estudios de mística lingüística,
acaparar amor, y shock, y en invierno / acurrucarme contra
un cuerpo / a favor de
todo

II.

biología y magia negra son sinónimos / campos
semánticos sembrados de
ojitos abiertos y trigales

me considero un elemento enormemente próspero / de la
Ya Extinta Megafauna

también soy una estrella / pensad que en mí hay flúor
y aluminio pasión calcio utopía

no puedo parar de dar las gracias / muchas gracias / por los
colores cálidos

me refiero concretamente / al color de mi padre

muchas gracias


Berta García Faet. La edad de merecer. La Bella Varsovia, 2015.



lunes, 14 de diciembre de 2015



Hoy las arañas me hacen cálidas señas desde
las esquinas de mi cuarto, y la luz titubea,
y empiezo a dudar que sea cierta
la inmensa tragedia
de la literatura


Leopoldo María Panero

domingo, 15 de noviembre de 2015

La niña del corazón de patata



Escancia generoso que me aqueja el faldero graderío
Sólo el dislate a gritos es ameno
Su boca pronuncia casas en venta
Mientras yo me reduzco a un puño compacto
Todas las puertas de las nubes tienen el mismo pomo
¡Tu cabeza!
Y a mi padre se le resbala mi cabeza entre las manos
Tus senos me hacen cosquillas
Con los pies descalzos sobre un huerto de patatas
Alboroto de risas sobre mi cabeza
 La mañana del domingo sobre mi cabeza
Y delante de mi cabeza una vieja desnuda sosteniendo una cabeza de bebé
Tus senos se escapan de las barbas
Acuden en motor a un techo de rifles fugitivos de los gatos que arañaban patatas en casas en alquiler
Albarán de neón pendiendo de la pierna de una mujer de cien metros
La niña del corazón de patata envía pulgares por correo a los conventos
Había trampolines en el interior del aula
Que daban sombra al niño con cabeza de tiza que pintaba corazones con sostén
En el pilar que sostiene el cielo para que no se nos caiga encima Dios
Mientras tú y yo tenemos un hijo en un vagón de Metro.

Inacabado

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Pertenezco a un país en el que se habla con la boca cerrada...



Pertenezco a un país en el que se habla con la boca cerrada
A medida que sale el caballo ganador la muchedumbre se agolpa en los cines al aire libre
No para ver la película
Sino para verle las bragas a la luna
Apelo a tu piedad para no ser asesinado a golpe de oso de peluche
Tus mejillas siempre tan sonrosadas me indican que mis manos no nacieron para estrangular botellas sino para acariciar soles de verano.

Inacabado

lunes, 2 de noviembre de 2015

En la puerta del supermercado. María Yuste


Está gordo y cano. Apenas puede con su
alma, o con la resaca. Solo cuando alguien
entra o sale del supermercado da señales
de seguir vivo. Es Papá Noel despedido
de un anuncio de Coca-Cola por haberse
pasado al whisky. Entonces, sin mover un
ápice del resto de su cuerpo, agita el brazo
con el que sujeta el vaso de las monedas y
emite un sonido gutural. Una mezcla en-
tre quejido, lamento y principio de vómi-
to. Es su forma de pedirte ayuda.


María Yuste. Vida de provincias. Honolulu Books, 2014.



lunes, 26 de octubre de 2015

CUARTETO OPUS 135. Luis Hernández



Y luego, sobre el Rhin, las muchachas que juegan
Al donsequi
Y el recuerdo de Goebbels y Beethoven,
El último cuarteto
Inerte sobre la noche.

Y el fluir amarillo de las aguas
Hasta el áspero fruto, como peras,
Extrañísimo y sórdido, los tonos
Como de aire o caminos desflecados:
Los bosques de Polonia no son tantos
Si por cada judío que yo he muerto
Se me diera una placa de madera.

Los cuartetos amados, su regreso
Al Café de París en pleno Londres,
A los hijos de perra que aún duermen
Y copulan a pesar de sus neuralgias.
Y el concierto en los bosques de Polonia,
Los ministros de cuerda y cada muerto
Agitando en el aire la cultura.

Y vuelva, sobre el Rhin, las muchachas que juegan
al donsequi.
Y el recuerdo de Goebbels, los cuartetos
Dolientes bajo la noche.


Luis Hernández. Las islas aladas. Pesopluma, 2015.



domingo, 25 de octubre de 2015

Ahora estás muerta. María Yuste



Ahora estás muerta pero una vez fuiste
pequeña y viniste a mi casa y comimos
macarrones con carne.
Ahora estás muerta pero una vez baila-
mos Everybody de los Backstreet Boys en
mi habitación y tú fuiste Brian y yo fui
Nick.
Ahora estás muerta pero hubo una época
en la que te autoapodaste "La Porro" y lo
escribías en las paredes con permanen-
te.
Ahora estás muerta pero una vez queda-
mos para hacer hechizos de la Súper Pop
en mi casa y casi la incendiamos con el
papel de tu deseo.
Ahora estás muerta pero entonces ardía
tanto que soplabas y no se apagaba así
que lo tiraste al suelo y te quedaste mi-
rando la llama.
Ahora estás muerta pero un día nos enfa-
damos y yo te llamé "puta".
Ahora estás muerta pero antes tuviste un
novio con moto que escupía en la masa
de hacer nubes y tú lo querías mucho.
Ahora estás muerta pero una tarde me
enseñaste la coreografía de las Sex Bomb
en el ascensor de la biblioteca y ahora es-
tás muerta y aún me la sé.
Ahora estás muerta pero antes dejaste las
clases de ADE y te fuiste a tomar café.
Ahora estás muerta y en tu funeral, los
chicos que se habían metido contigo en
el colegio lloraron abrazados a tu ataúd.
Ahora estás muerta y la última vez que
nos vimos ya sabías que estabas enferma
y quisiste quedar conmigo y yo nunca te
llamé.
Ahora estás muerta y han venido a cam-
biar el portero automático en el que gra-
baste con unas llaves tu apodo.
Y ahora estás muerta y el nuevo ya no di-
ce "La Porro".


María Yuste. Vida de provincias. Honolulu Books, 2014.




martes, 20 de octubre de 2015

NUEVO LIBRO DE GROENLANDIA




“DESDE TODAS LAS MUJERES”
Begoña Leonardo

Las historias de Begoña Leonardo en “Desde todas las mujeres” se centran en temas diversos, y  a menudo trágicos, como la marginación de las mujeres maltratadas, el sexismo, la degradación, los valores femeninos, la niñez y la adolescencia, la maternidad o el amor. De forma transversal, conversa con el tiempo, la memoria, la identidad, la necesidad de pertenencia a un lugar, la injusticia social con un tono generoso, positivo e inconformista.

(Prólogo de Isabel Chiara)


Disponible gratuitamente en distintas plataformas


lunes, 12 de octubre de 2015

ENDORFINA (4)



4
BRESLAVIA & CRACOVIA

2 días en Breslavia
4 en Cracovia
(Cracovia ganó por dos días de diferencia)
Cracovia sale más en las revistas
Está más cotizada
Los hombres la entran más que a Breslavia
Le quieren meter mano
Da más morbo
Sin embargo a mí me gusta más Breslavia
En las dos vimos muchos coches soviéticos abandonados
Muchos Lada y muchos Moskvich aún ocupando aparcamientos
Automóviles revolucionarios que conducirían al mañana
Una mañana no arrancaron
Se quedaron
Los dueños de esos coches eran albañiles y también se quedaron
Había delante de ellos un cartel que decía “No bebas y construye con nosotros un mundo mejor
Los coches rojos estacionados y las caras rojas de sus dueños vagando cerca de la estación central articulaban otra arqueología roja
Y por la noche en el hotel
Cuánto lujo en el hotel
Hoteles capitalistas donde saldamos nuestra cuenta con la idea del mundo que ellos insertaron en el fondo de nuestra identidad
Alcohol inextinguible en el hotel
El alcohol es capitalista y las botellitas del minibar se reponen indefinidamente
Ven al hotel amor mío
Trabajamos todo el año para hospedarnos aquí
Soltemos la piel muerta de nuestros cuerpos sobre la cama del hotel amor mío.


Del poemario inédito "Diario de un poeta reciencasado (2014)".




martes, 6 de octubre de 2015

LLUVIA. Luis Hernández



Vamos afuera, la lluvia
mojará
la cara, el traje.
Vamos afuera,
saltaremos
los charcos,
y al mirar el cielo
se nos llenarán los ojos
de agua y de contento.


Luis Hernández. Las islas aladas. PESOPLUMA, 2015.



lunes, 5 de octubre de 2015

LA PRIMAVERA EN ALGUNAS ESCENAS DE VÍDEO. Diego Doncel


Mira las escenas grabadas en esta tarde de tormenta.

Las terrazas de los bares bajo la lluvia. El pelo húmedo de una
chica que ríe antes de bajar por la boca del metro.

El leve color de los paraguas. Las aceras que brillan como el
charol.

La primavera viene por el este como un canal recién
sintonizado.

En la superficie de las antenas se reflejan las sombras de los
vencejos que aún están por llegar.

Las primeras flores se abren en los vestidos de moda
femenina.

En lo que ves ya nada se mantiene inmóvil. Tiene el color de
un refresco con sabor a naranja.

Las nubes desaparecen porque se han ido a hacer cola a las
taquillas de los teatros.

Fíjate cómo actúan los equipos de limpieza con los restos
últimos del invierno.

Cómo la belleza es una gama de cosméticos en promoción.

Los peatones cruzan los pasos de cebra cada noche porque la
vida canta en los micrófonos de las salas de fiesta.

Igual que entonces, sí, igual que entonces, la realidad se acerca
a la barra y empieza dulcemente a beber.

También ahora las bailarinas de los musicales están fumando
en las escaleras de servicio con sus labios del color del gin
tonic.

Hay risas recorriendo las calles y conversaciones casi
clandestinas.

Hay labios rojos como aquel cuadro pop de Alex Kratz.

Como la estela de un ascensor de cristal por la fachada de un
edificio, la laca de tus uñas va dejando pequeñas señales
luminosas en las sábanas de este hotel.

Ya no es tiempo de pensar, sino de ver de forma distinta.

Ya es tiempo de amar lo nuevo como se ama el futuro.

Ponemos la mirada en los confines como una manera de
extender la vida.

La utopía viene.

Pero la utopía es tan frágil como la felicidad, tan frágil como
esta primavera.

Recuerda que vivimos en territorios bajo vigilancia.


Diego Doncel. EL FIN DEL MUNDO EN LAS TELEVISIONES. VISOR LIBROS, 2015.



viernes, 2 de octubre de 2015

PANTALLAS NOCTURNAS. Diego Doncel



La vida, al anochecer, tiene algo de estética quinqui de los
años 80.

Es mejor gozar de la era del vacío vigilando estos
apartamentos de lujo.

Dejarse seducir por el ocaso de las ideologías viendo las
pantallas del circuito cerrado de televisión.

Celebrar el consumo como si las putas formaran parte de
algún paraíso.

La ética solo la consumen los pobres, como el whisky nacional.

Hay que estar a la altura del ejercicio de la política o de las
dimensiones del capital:

el poder se mide por la chica a la que vas a pagar esta noche.

Trabajo observando vidas ajenas, haciendo que el espectáculo
y las mutaciones de sus psicologías más secretas no
puedan ser perturbadas.

Follar clandestinamente en la época de la multiplicidad del yo
no es un vicio, sino una exigencia del mercado.

Ya los medios de comunicación harán su trabajo: mantener la
realidad a raya, sin crítica, en un idealismo feliz.

Las cámaras que enfocan el párking subterráneo, los pasillos,
la piscina del jardín lo registran todo:

el espectáculo de un antiguo director de periódico
obsesionado con las jovencitas,

la llegada de un empresario adúltero con una chica recién
salida de las páginas de una revista del corazón,

una rubia que entiende la función pública como una forma
de intimar con las fuerzas masculinas de los poderes de
su partido.

Soy invisible para ellos, no soy nada, tal vez la parte
despreciable de este país.

Mi vida ni siquiera la sienten como vida, solo un lugar triste
en el que ellos no vivirían jamás.

Les da igual la falta de futuro de mis sueños, mis desórdenes
sentimentales ante esta ciega maquinaria del sistema,
mis pérdidas en los extrarradios cotidianos, en los planes
de urgencia social.

Son ellos los que hacen soplar el viento de la historia, el
mismo que limpiará la faz de la tierra de gente como yo.

En las pantallas, el parpadeo de las imágenes me mantiene
toda la noche despierto.

Celebro mi insignificancia con tragos de cerveza.

Acudo al porno para defenderme del resentimiento, para ser
como ellos, para librarme de mí.

Mi destino es no llegar a ningún sitio.

Al amanecer soy un muerto más.

Atravieso la frontera. Creo que ya estoy a salvo.

Llevo el cerebro hasta arriba de pastillas, el corazón
latiéndome en cada tatuaje de mi piel.

Miro a lo lejos, veo el cielo, el rojo tan violento como el de
una radiación.

La falta de horizonte.

El océano saltando en mil pedazos lo mismo que un cristal
que acaba de romperse.


Diego Doncel. EL FIN DEL MUNDO EN LAS TELEVISIONES. VISOR LIBROS, 2015.