domingo, 31 de enero de 2016

NO LO ENTIENDO. Escandar Algeet


Miro al frutero repartiendo sus 6:30 de la mañana
en los buenos días del mercado de Tribu
o los ingenieros que bostezan en el metro
mirando las caras de las azafatas
sin sonrisa
todavía a esas horas,
y miro a los mozos de mudanza que aparcan en doble fila
y se toman el café corriendo
y mirando la hora,
a los risueños oficinistas
que decoran su fondo de pantalla
como si fuera la habitación de toda una vida
y a los camareros de la noche
que regresan a casa
molidos como el café después de la guerra.

Los miro.
A todos.
Y no me entiendo.
Ellos han construido todo
y sin embargo
todo esto se está derrumbando sin contar con ellos
y con ellos
mirando hacia otro lado.

En qué punto, qué momento,
qué tiempo quizamente impreciso
la balanza dijo hasta aquí hemos llegado
y los otros
que habían empeñado su presente por un futuro
y que habían creado escuelas
matado miedos
y liberado libertades
en qué punto de qué momento
de qué tiempo mortalmente preciso
dijeron ese maldito y lleno de polvo
hasta aquí hemos llegado
resignándose a las cómodas pautas
del olvido y su merchandising.

Los miro.
A todos ellos.
Y a mí mismo en su reflejo.
Y me pregunto: ¿de verdad estamos luchando
por algo
que no sea la supervivencia?

entonces... ¿por qué estamos
tan cansados?

me pregunto

mientras miro hacia los otros.
Lados.


Escandar Algeet. OJALÁ JODER. Ya lo dijo Casimiro Parker, 2015.





lunes, 25 de enero de 2016

Alimento de teta parda


Estoy en la cima
Estoy de pescado
Estoy siendo abuelo
Estoy amaestrado
La puerta de tu portal me cabe en el bolsillo
Tu errante cadáver de Hola siembra pan en mi cabello resuelto
Mientras mi mano izquierda trata de hacer XL.

Inacabado

martes, 12 de enero de 2016

DIOS QUÉ COME. Luna Miguel


Ser animal y parir a la camada abandonando a
los más débiles en el suelo.

*

Si dios se comía a sus crías no era tan dios como
pensábamos:
era una bestia,
era un marrano.

*

Era tan cruel como cuanto dejó de ellos.


Luna Miguel. Los estómagos. La Bella Varsovia, 2015.





jueves, 7 de enero de 2016

PALMERAS. Luna Miguel


Por el camino una granja de palmeras
y en ellas se cría la luz
cómo se llama el matadero de las flores
me las he puesto todas en los labios
y no quiero más
están rojos porque simplemente son labios
la música lo eléctrico es lo que menos duele
por el camino una granja de palmeras
me casaría rodeada de ellas
fábricas
el humo el mar
aquí firmo el temor de cuando estoy fuera
el humo el mar
nadie sabe a qué se parece un espejo
ni siquiera los gatos que buscan
con sus pupilas la noche he visto la luz
he visto mucha más luz
por sus arterias flexibles y en las palmeras
aplastemos las palmeras con nuestras botas
de verano
los gatos tienen un dios en los ojos
su luz es el color de mi estómago.


Luna Miguel. Los estómagos. La Bella Varsovia, 2015.



miércoles, 16 de diciembre de 2015

POEMA SOBRE MIRAR EL CIELO DE NOCHE Y PENSAR COSAS. Berta García Faet


POEMA SOBRE MIRAR EL CIELO DE NOCHE
Y PENSAR COSAS

I.

un hijo es una prórroga
un novio guapo es una prórroga / abarquillada

lo más cursi del siglo es decir
sois un regalo / tenemos poco tiempo pero gracias

lo más cursi del siglo es decir
sois una prórroga / me han dado estas migas para que haga algo

y lo que he hecho ha sido, / cuando no he estado / loca,

perpetrar estudios de mística lingüística,
acaparar amor, y shock, y en invierno / acurrucarme contra
un cuerpo / a favor de
todo

II.

biología y magia negra son sinónimos / campos
semánticos sembrados de
ojitos abiertos y trigales

me considero un elemento enormemente próspero / de la
Ya Extinta Megafauna

también soy una estrella / pensad que en mí hay flúor
y aluminio pasión calcio utopía

no puedo parar de dar las gracias / muchas gracias / por los
colores cálidos

me refiero concretamente / al color de mi padre

muchas gracias


Berta García Faet. La edad de merecer. La Bella Varsovia, 2015.



lunes, 14 de diciembre de 2015



Hoy las arañas me hacen cálidas señas desde
las esquinas de mi cuarto, y la luz titubea,
y empiezo a dudar que sea cierta
la inmensa tragedia
de la literatura


Leopoldo María Panero

domingo, 15 de noviembre de 2015

La niña del corazón de patata



Escancia generoso que me aqueja el faldero graderío
Sólo el dislate a gritos es ameno
Su boca pronuncia casas en venta
Mientras yo me reduzco a un puño compacto
Todas las puertas de las nubes tienen el mismo pomo
¡Tu cabeza!
Y a mi padre se le resbala mi cabeza entre las manos
Tus senos me hacen cosquillas
Con los pies descalzos sobre un huerto de patatas
Alboroto de risas sobre mi cabeza
 La mañana del domingo sobre mi cabeza
Y delante de mi cabeza una vieja desnuda sosteniendo una cabeza de bebé
Tus senos se escapan de las barbas
Acuden en motor a un techo de rifles fugitivos de los gatos que arañaban patatas en casas en alquiler
Albarán de neón pendiendo de la pierna de una mujer de cien metros
La niña del corazón de patata envía pulgares por correo a los conventos
Había trampolines en el interior del aula
Que daban sombra al niño con cabeza de tiza que pintaba corazones con sostén
En el pilar que sostiene el cielo para que no se nos caiga encima Dios
Mientras tú y yo tenemos un hijo en un vagón de Metro.

Inacabado

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Pertenezco a un país en el que se habla con la boca cerrada...



Pertenezco a un país en el que se habla con la boca cerrada
A medida que sale el caballo ganador la muchedumbre se agolpa en los cines al aire libre
No para ver la película
Sino para verle las bragas a la luna
Apelo a tu piedad para no ser asesinado a golpe de oso de peluche
Tus mejillas siempre tan sonrosadas me indican que mis manos no nacieron para estrangular botellas sino para acariciar soles de verano.

Inacabado

lunes, 2 de noviembre de 2015

En la puerta del supermercado. María Yuste


Está gordo y cano. Apenas puede con su
alma, o con la resaca. Solo cuando alguien
entra o sale del supermercado da señales
de seguir vivo. Es Papá Noel despedido
de un anuncio de Coca-Cola por haberse
pasado al whisky. Entonces, sin mover un
ápice del resto de su cuerpo, agita el brazo
con el que sujeta el vaso de las monedas y
emite un sonido gutural. Una mezcla en-
tre quejido, lamento y principio de vómi-
to. Es su forma de pedirte ayuda.


María Yuste. Vida de provincias. Honolulu Books, 2014.



lunes, 26 de octubre de 2015

CUARTETO OPUS 135. Luis Hernández



Y luego, sobre el Rhin, las muchachas que juegan
Al donsequi
Y el recuerdo de Goebbels y Beethoven,
El último cuarteto
Inerte sobre la noche.

Y el fluir amarillo de las aguas
Hasta el áspero fruto, como peras,
Extrañísimo y sórdido, los tonos
Como de aire o caminos desflecados:
Los bosques de Polonia no son tantos
Si por cada judío que yo he muerto
Se me diera una placa de madera.

Los cuartetos amados, su regreso
Al Café de París en pleno Londres,
A los hijos de perra que aún duermen
Y copulan a pesar de sus neuralgias.
Y el concierto en los bosques de Polonia,
Los ministros de cuerda y cada muerto
Agitando en el aire la cultura.

Y vuelva, sobre el Rhin, las muchachas que juegan
al donsequi.
Y el recuerdo de Goebbels, los cuartetos
Dolientes bajo la noche.


Luis Hernández. Las islas aladas. Pesopluma, 2015.



domingo, 25 de octubre de 2015

Ahora estás muerta. María Yuste



Ahora estás muerta pero una vez fuiste
pequeña y viniste a mi casa y comimos
macarrones con carne.
Ahora estás muerta pero una vez baila-
mos Everybody de los Backstreet Boys en
mi habitación y tú fuiste Brian y yo fui
Nick.
Ahora estás muerta pero hubo una época
en la que te autoapodaste "La Porro" y lo
escribías en las paredes con permanen-
te.
Ahora estás muerta pero una vez queda-
mos para hacer hechizos de la Súper Pop
en mi casa y casi la incendiamos con el
papel de tu deseo.
Ahora estás muerta pero entonces ardía
tanto que soplabas y no se apagaba así
que lo tiraste al suelo y te quedaste mi-
rando la llama.
Ahora estás muerta pero un día nos enfa-
damos y yo te llamé "puta".
Ahora estás muerta pero antes tuviste un
novio con moto que escupía en la masa
de hacer nubes y tú lo querías mucho.
Ahora estás muerta pero una tarde me
enseñaste la coreografía de las Sex Bomb
en el ascensor de la biblioteca y ahora es-
tás muerta y aún me la sé.
Ahora estás muerta pero antes dejaste las
clases de ADE y te fuiste a tomar café.
Ahora estás muerta y en tu funeral, los
chicos que se habían metido contigo en
el colegio lloraron abrazados a tu ataúd.
Ahora estás muerta y la última vez que
nos vimos ya sabías que estabas enferma
y quisiste quedar conmigo y yo nunca te
llamé.
Ahora estás muerta y han venido a cam-
biar el portero automático en el que gra-
baste con unas llaves tu apodo.
Y ahora estás muerta y el nuevo ya no di-
ce "La Porro".


María Yuste. Vida de provincias. Honolulu Books, 2014.




martes, 20 de octubre de 2015

NUEVO LIBRO DE GROENLANDIA




“DESDE TODAS LAS MUJERES”
Begoña Leonardo

Las historias de Begoña Leonardo en “Desde todas las mujeres” se centran en temas diversos, y  a menudo trágicos, como la marginación de las mujeres maltratadas, el sexismo, la degradación, los valores femeninos, la niñez y la adolescencia, la maternidad o el amor. De forma transversal, conversa con el tiempo, la memoria, la identidad, la necesidad de pertenencia a un lugar, la injusticia social con un tono generoso, positivo e inconformista.

(Prólogo de Isabel Chiara)


Disponible gratuitamente en distintas plataformas


lunes, 12 de octubre de 2015

ENDORFINA (4)



4
BRESLAVIA & CRACOVIA

2 días en Breslavia
4 en Cracovia
(Cracovia ganó por dos días de diferencia)
Cracovia sale más en las revistas
Está más cotizada
Los hombres la entran más que a Breslavia
Le quieren meter mano
Da más morbo
Sin embargo a mí me gusta más Breslavia
En las dos vimos muchos coches soviéticos abandonados
Muchos Lada y muchos Moskvich aún ocupando aparcamientos
Automóviles revolucionarios que conducirían al mañana
Una mañana no arrancaron
Se quedaron
Los dueños de esos coches eran albañiles y también se quedaron
Había delante de ellos un cartel que decía “No bebas y construye con nosotros un mundo mejor
Los coches rojos estacionados y las caras rojas de sus dueños vagando cerca de la estación central articulaban otra arqueología roja
Y por la noche en el hotel
Cuánto lujo en el hotel
Hoteles capitalistas donde saldamos nuestra cuenta con la idea del mundo que ellos insertaron en el fondo de nuestra identidad
Alcohol inextinguible en el hotel
El alcohol es capitalista y las botellitas del minibar se reponen indefinidamente
Ven al hotel amor mío
Trabajamos todo el año para hospedarnos aquí
Soltemos la piel muerta de nuestros cuerpos sobre la cama del hotel amor mío.


Del poemario inédito "Diario de un poeta reciencasado (2014)".




martes, 6 de octubre de 2015

LLUVIA. Luis Hernández



Vamos afuera, la lluvia
mojará
la cara, el traje.
Vamos afuera,
saltaremos
los charcos,
y al mirar el cielo
se nos llenarán los ojos
de agua y de contento.


Luis Hernández. Las islas aladas. PESOPLUMA, 2015.



lunes, 5 de octubre de 2015

LA PRIMAVERA EN ALGUNAS ESCENAS DE VÍDEO. Diego Doncel


Mira las escenas grabadas en esta tarde de tormenta.

Las terrazas de los bares bajo la lluvia. El pelo húmedo de una
chica que ríe antes de bajar por la boca del metro.

El leve color de los paraguas. Las aceras que brillan como el
charol.

La primavera viene por el este como un canal recién
sintonizado.

En la superficie de las antenas se reflejan las sombras de los
vencejos que aún están por llegar.

Las primeras flores se abren en los vestidos de moda
femenina.

En lo que ves ya nada se mantiene inmóvil. Tiene el color de
un refresco con sabor a naranja.

Las nubes desaparecen porque se han ido a hacer cola a las
taquillas de los teatros.

Fíjate cómo actúan los equipos de limpieza con los restos
últimos del invierno.

Cómo la belleza es una gama de cosméticos en promoción.

Los peatones cruzan los pasos de cebra cada noche porque la
vida canta en los micrófonos de las salas de fiesta.

Igual que entonces, sí, igual que entonces, la realidad se acerca
a la barra y empieza dulcemente a beber.

También ahora las bailarinas de los musicales están fumando
en las escaleras de servicio con sus labios del color del gin
tonic.

Hay risas recorriendo las calles y conversaciones casi
clandestinas.

Hay labios rojos como aquel cuadro pop de Alex Kratz.

Como la estela de un ascensor de cristal por la fachada de un
edificio, la laca de tus uñas va dejando pequeñas señales
luminosas en las sábanas de este hotel.

Ya no es tiempo de pensar, sino de ver de forma distinta.

Ya es tiempo de amar lo nuevo como se ama el futuro.

Ponemos la mirada en los confines como una manera de
extender la vida.

La utopía viene.

Pero la utopía es tan frágil como la felicidad, tan frágil como
esta primavera.

Recuerda que vivimos en territorios bajo vigilancia.


Diego Doncel. EL FIN DEL MUNDO EN LAS TELEVISIONES. VISOR LIBROS, 2015.



viernes, 2 de octubre de 2015

PANTALLAS NOCTURNAS. Diego Doncel



La vida, al anochecer, tiene algo de estética quinqui de los
años 80.

Es mejor gozar de la era del vacío vigilando estos
apartamentos de lujo.

Dejarse seducir por el ocaso de las ideologías viendo las
pantallas del circuito cerrado de televisión.

Celebrar el consumo como si las putas formaran parte de
algún paraíso.

La ética solo la consumen los pobres, como el whisky nacional.

Hay que estar a la altura del ejercicio de la política o de las
dimensiones del capital:

el poder se mide por la chica a la que vas a pagar esta noche.

Trabajo observando vidas ajenas, haciendo que el espectáculo
y las mutaciones de sus psicologías más secretas no
puedan ser perturbadas.

Follar clandestinamente en la época de la multiplicidad del yo
no es un vicio, sino una exigencia del mercado.

Ya los medios de comunicación harán su trabajo: mantener la
realidad a raya, sin crítica, en un idealismo feliz.

Las cámaras que enfocan el párking subterráneo, los pasillos,
la piscina del jardín lo registran todo:

el espectáculo de un antiguo director de periódico
obsesionado con las jovencitas,

la llegada de un empresario adúltero con una chica recién
salida de las páginas de una revista del corazón,

una rubia que entiende la función pública como una forma
de intimar con las fuerzas masculinas de los poderes de
su partido.

Soy invisible para ellos, no soy nada, tal vez la parte
despreciable de este país.

Mi vida ni siquiera la sienten como vida, solo un lugar triste
en el que ellos no vivirían jamás.

Les da igual la falta de futuro de mis sueños, mis desórdenes
sentimentales ante esta ciega maquinaria del sistema,
mis pérdidas en los extrarradios cotidianos, en los planes
de urgencia social.

Son ellos los que hacen soplar el viento de la historia, el
mismo que limpiará la faz de la tierra de gente como yo.

En las pantallas, el parpadeo de las imágenes me mantiene
toda la noche despierto.

Celebro mi insignificancia con tragos de cerveza.

Acudo al porno para defenderme del resentimiento, para ser
como ellos, para librarme de mí.

Mi destino es no llegar a ningún sitio.

Al amanecer soy un muerto más.

Atravieso la frontera. Creo que ya estoy a salvo.

Llevo el cerebro hasta arriba de pastillas, el corazón
latiéndome en cada tatuaje de mi piel.

Miro a lo lejos, veo el cielo, el rojo tan violento como el de
una radiación.

La falta de horizonte.

El océano saltando en mil pedazos lo mismo que un cristal
que acaba de romperse.


Diego Doncel. EL FIN DEL MUNDO EN LAS TELEVISIONES. VISOR LIBROS, 2015.



lunes, 21 de septiembre de 2015

Ha de venir



Ha de venir con flores en el pelo
Eres poco más que mercancía mediada por la barra del bar
Buceo en la láctea cabecera de mi almohada
Trepo a través de dentaduras de viaje
Calamares que saltan muertos de norte a sur
Trepo hacia la sustancia de tus senos
Pasando por pueblos de magia milenaria
Ha de venir con flores en el pelo
Ha de venir con el pelo muy rubio.


Inacabado

lunes, 14 de septiembre de 2015

CHICAS BONITAS (3)



3
SUSANA

En limusina por Madrid
Tú reías
Yo quedo me escribía tu nombre con un bolígrafo en la mano
Una mandíbula de bronce
Caía del disco arrebatado
Vello tras los muñones del cilindro que chorreaba cava
Tú reías con un lunar de trapo entre las manos
Yo aguantaba la respiración tapándome la nariz y la boca con la mano
Corpúsculos chorreando cava
Cena con velas largas
Tu cintura como un decorado de largos ratones
Reacciono horrorizado ante un Madrid derretido
Con gesto de lápiz
Quedo como muerto
Tu cintura entre mis manos
Cien corazones crudos entre las tuyas
  Con tus dientes en una ola de zumo de rubias trenzas
Tus dientes flotan
Y sus plumas de pelícano flotan en un charco de sangre
Tu cintura vuela mi sombrero
Que con alas suma las maderas construyendo un mástil
Tú debajo mirando ¡Cómo reías!
Tus ojos azules y mi pistola de agua ¡Cómo reías!
Los costados de las chimeneas miran sus rojos ladrillos
Ahí colgado soy un vaso de agua de orificios que me dan sombra
Susana en la orilla
Sus pies mojados
Su pelo vuela
Su cintura entre mis manos
Enormes barcos surcan aguas en el horizonte
Tras tu cabeza muchos peces
Muchos peces haciendo de pez
Mi lengua está seca
Un litro tan largo como una vela
Me sacude el tigre imposible
Trato de acercarme a ti
Trato de abrazarte
Tú reías
¡Cómo reías!
Mi corbata en el cuello
Y tu cintura entre mis manos
Siempre entre mis manos
Ahí de pie en la playa soy un cocodrilo verde
Me caí
Mi rubia
La más guapa del baile
Me caí en la arena y la espalda se me quemó de repente
Se puso como un ladrillo rojo
En Madrid llovía
Picos de lanza eran vomitados por las chimeneas
Cuyos costados miraban siempre hacia sus ladrillos rojos
Los perros llevaban bombillas en la boca
Sus colas eran cable de teléfono
Y el atasco
Siempre el atasco
Asco y atasco
Susana miraba una lata de cerveza
Yo me escribía su nombre con un bolígrafo en la mano
En la playa me he sentido bien
Jugando a la pelota con mi hermano
“¿Dónde está la playa?” le pregunté a un hombre que pasaba por allí
“Señor en Madrid no hay playa” contestó.


Del poemario inédito "El chico que se peinaba con un revólver".

jueves, 3 de septiembre de 2015

ASÍ SE FUNDÓ PUSHER STREET (II)




II
HOMENAJE A TYLER DURDEN

Volví a la casa de la calle del Papel
Llamé al timbre
Una mujer de unos cuarenta y tantos abrió la puerta se secó las manos con el delantal y amablemente preguntó que qué es lo que deseaba y si podía ayudarme
Yo aflojándome el nudo de la corbata le dije que hacía mucho tiempo vivía aquí y era masoquista
Después le pedí que me dejara entrar para visitar la casa pero no me lo permitió
Cerró la puerta y corrió el pestillo
Bajé los cinco escalones del porche
Vi que en la parcela habían fabricado una caseta
Para la herramienta y los trastos
Sobre el lugar en el que reposan los restos mortales de Bob
Y como en una película un breve pero intenso flashback de repente interrumpió el curso de la acción
El insomnio Los meetings Los aviones Los tíos del cáncer de testículo Bob Las peleas Las manchas de sangre en el cuello de la camisa Los moratones Marla con su vestido de dama de honor de un dólar Los polvos con ella El ruido de los puñetazos La performance del cuerpo La pérdida La liberación La revolución Lo que decía Tyler de que tocar fondo no es un seminario de fin de semana Tyler Dios mío… Tyler
Suspiré y pensé
En lo rápido que ha pasado el tiempo.


Del poemario inédito "Leopoldo María Panero".

sábado, 22 de agosto de 2015

Bar Frankfurt. Beef




MADRID REVISITADO. Juan Bello Sánchez



El río se detiene: es orilla.
Los árboles que arrastraba
ahora son ruidos
alejados: una autopista,
una iglesia.

Como la noche: enfermedad
propagándose por la piel
de los ladrillos desnudos:
piano de puertas cerradas
y bolsas de basura.


Juan Bello Sánchez. TODAS LAS FIESTAS DE MAÑANA. Editorial PRE-TEXTOS, 2014.




lunes, 10 de agosto de 2015

Apestaba a tabaco en aquel bar...


Apestaba a tabaco en aquel bar
Los humos parecían estatuas
Y las riberas de las faldas cercanas hacían el ruido de una moneda cayendo desde un edificio alto
Me canso de beber
Tú estás harta de beber
El rincón se ha convertido en un riñón reventado por las patadas de los críos
 Marga huele mal
El invento es un garaje aplastado por ventanas amontonadas
Y el sol entra
Y el sol es un cómico haciéndome reír
Yo me bajo
Yo me voy
Este mundo es una cocina con elevador eléctrico
Sudando llegamos al orgasmo
Los soldados eligieron turno y la chica tembló de miedo
¡Buena vista!
Madrid se me apareció dentro de un coche fúnebre
Madrid es un mar que no sabe nadar
En la terraza llueve y yo sin casco
En mi casa el lunar se ha hecho marino
Saldré a saludar
El Barça ha ganado la liga y me siento bien
Hoy llueve y mañana lloverá.


Inacabado

“poème abandonné”
Paul Valéry

miércoles, 5 de agosto de 2015

Fragmento tercero. NOTAS SOBRE LA NOSTALGIA. Juan Bello Sánchez


Escribir en una servilleta
hacer de la nostalgia un pasillo,
algo que solo tú y yo podamos entender.

Mirar la Plaza de Oriente
con los ojos prestados de un niño,
esforzarse en el descubrimiento de la luz
que retumba justo después de la lluvia.

Saber que tras los huesos está el gesto
y tras el gesto el laberinto,
el mar improbable del que me hablas
haciendo hincapié en la distancia.


Juan Bello Sánchez. TODAS LAS FIESTAS DE MAÑANA. EDITORIAL PRE-TEXTOS, 2014.





viernes, 24 de julio de 2015

Cut-ups de Frankfurt am Main (7)



7
Existen las montañas. Lo sé.
Y los anteojos para la sabiduría.
Lo sé. Pero yo no he venido a ver el cielo.
He venido para ver la turbia sangre,
la sangre que lleva las máquinas a las cataratas
y el espíritu a la lengua de la cobra
Federico García Lorca

Frankfurt es un joyero
Aquí son las cajas registradoras las que realizan el trabajo del sueño
Aquí hay hombres y mujeres que nunca jamás han visto a la bailarina de la caja de música dar vueltas en su cilindro giratorio haciendo sonar la melodía
Aquí el cielo es un techo de oficina
Las mujeres son estériles y compran muñecas de goma
Las he visto de rodillas sobre sus trajes de chaqueta jugando con ellas
Les lavaban las pequeñas barriguitas con Dove
Las vestían bien abrigadas
Les decían que las querían
Aquí no hay hogares hay hoteles
Aquí no hay madres.


Del poemario inédito "Cut-ups de Frankfurt am Maim".

miércoles, 15 de julio de 2015

VOLVER. Pablo García Casado


A una casa vacía e inhóspita donde ya no viven tus padres.
Donde las puertas chirrían y no cierran los postigos de las
ventanas. Donde los objetos agotaron su utilidad. Donde es
mejor dejarlo todo a la deriva, pasto del escombro. Volver. Y
querer marchar cuanto antes. Y no sentir nostalgia alguna.
Ni desearlo.


Pablo García Casado. García. VISOR LIBROS, 2015.

sábado, 4 de julio de 2015

CELEBRACIÓN. Pablo García Casado



El vino del matrimonio que se cita en un bar. Y se cortejan
mutuamente y se tratan como desconocidos. El que bebe el
adolescente que dice en voz baja valor, valor, mientras la chica
de sus sueños deja caer un tirante de su vestido. El vino del
policía celebrando su pase a la reserva. Las gotas del mismo
vino mucho más tarde, ya en casa, sobre la chaqueta y la
corbata de seda italiana. El vino de mi hermano en Suiza,
comprado a precio de oro en unos grandes almacenes, un
vino francés y estúpido que no derrite la nieve ni la distancia.
El vino amargo de los hospitales, el que beben los cirujanos
después de decir la verdad a unos padres que caminan ya sin
esperanza hacia el aparcamiento. El de los funerarios la noche
del 24 de diciembre. Dulce y amargo, como este que hoy
llena mi copa. Porque hoy celebro la vida, tú, que hasta la
última gota, la aprovechaste. Compañero que estás, ya para
siempre, al otro lado.


Pablo García Casado. García. VISOR LIBROS, 2015.







viernes, 26 de junio de 2015

ASÍ SE FUNDÓ PUSHER STREET (IX)




IX

Un perro guarda la andamiada del alma y dos hombres armados custodian el artefacto construye iglesias
El multimillonario de los dientes de oro lo sabía
Y musitaba los balances de su compañía lanzado en su lujoso automóvil.


Del poemario inédito "Leopoldo María Panero".

lunes, 22 de junio de 2015

CHIRICAGUAS. Felipe Zapico Alonso



De reserva
en
casino
y
en la escuela episcopal
de
botella
en
botella
ya
nada queda
de
los hongos
las
pinturas
ni
el valor
el ardor
y
la
guerra contra
el
invasor
que
no recogió
tu cuerpo
ni te abrazó
ahora
que brotan
poemas
escondidos
arrojados al mar
en botellas
de cocacola.


Felipe Zapico Alonso. POEMASH ESPECIAL Deseo de ser piel roja (VVAA). Producciones Vinalia Trippers, 2014.




viernes, 12 de junio de 2015

REMAKE DE EL CLUB DE LA LUCHA (2)



2

Miseria y erizos calcinados
Mi cuerpo como primer plato es la autopista que conduce al agujero profundo de T
Me casé con la más guapa del baile
Sus ojos
¡Esos ojos!
Dos peceras en ambos extremos de la cara
En el lado occidental la pecera contiene un zapato negro de tacón
En cuya suela yace un chicle de menta
En la oriental la pecera me contiene a mí muerto
Con una corbata de nudo inexistente en el cuello
Y abriéndome la boca con ambas manos
Mis intestinos van en coche
Es un coche muy grande
Y tus pecas se mueven cambiando sus posiciones
Y los monos crepitando
Una muñeca rubia sobre el piano hace que canta
Pero sólo mueve los labios
Sus caderas estrechan mis manos
Yo que siempre llevo guantes
Bajé las escaleras y sudé movimientos mobiliarios
Como el reloj que pende de tu oreja
La leche se aparta del latido a cuadros
Y todos esos cuadros en mi habitación del hotel
El pánico a perder la cabeza por ella que sentí…
En Hollywood los erizos crepitaban en contacto con el agua
El agua allí es plástico transparente
Las calles como en una pesadilla eran rojas de sangre
Y la cisterna del hotel colgaba de mi brazo
Y la pared del hotel la llevo a cuestas
Siempre es la misma puerta
Es con forma de seno
Transparente
Su interior contiene flotando en un charco de agua una ventana con vistas a mi pecho
Desnudo y ensangrentado
Pequeñas órdenes extienden sus rocas articuladas
A través de la balaustrada de tu balcón
Y digo “Te quiero”
Una y otra vez una y otra vez una y otra vez
Sin poder parar
Se lo digo a una chica muy rubia y muy guapa
A una chica que está dormida o está muerta
No se mueve no responde
No respira
Pero aún así no puedo dejar de decirle una y otra vez “Te quiero”
Unas veces en voz baja
Otras a gritos
Y el Metro se pone de noche
Y en Hollywood los erizos crepitan en contacto con un agua
Soy un extraño en esta ciudad de sombreros y gabardinas
Soy un cuerpo encerrado en un alma
Yo soy junto a la luna decapitando farolas con nuestras espadas láser de Jedi.


Del poemario inédito "El chico que se peinaba con un revólver".